top of page
  • Admin

Virgen de Guadalupe

Es cierto que el mes de diciembre, para los Católicos, es de suma importancia, pues se celebra la Navidad. Es la celebración del nacimiento del niño Jesús, Rey de reyes. Pero además de la Navidad, hay una fecha a la que no se le ha dado la importancia que se merece: el 12 de diciembre, día que le pertenece a nuestra Señora, nuestra Morena: la Virgen de Guadalupe.



Qué relevante aquel sábado 9 de diciembre de 1531, en el que nuestra Santísima Virgen María se le apareció al ahora San Juan Diego como una nube blanca y resplandeciente, y diciéndole con voz angelical que ella era “la siempre Virgen María, Madre de Dios”. ¡Vaya presentación!, pues le está diciendo que es la Madre de Dios, la Madre del Todo Poderoso, la Madre del Creador, la Madre del Verbo hecho Carne.


Pero no es relevante solo por cómo se presentó, si no, por la razón de su aparición. Nuestra Madre le pidió a San Juan Diego que se le construyera un templo para que pudiera mostrar y prodigar todo Su amor, compasión, auxilio y defensa a todos los moradores de la tierra y a todos Sus amadores que la invocan y que confían en Ella.


Entreguémosle nuestro amor a Ella que nos quiere entregar el suyo, pidámosle de corazón que interceda por todos y cada uno de nosotros. Confiemos en Ella que es la Madre de la Iglesia, la Madre de Dios, nuestra Madre. Así como Ella se lo recalcó a Juan Diego: “¿acaso no estoy yo aquí, que soy tu Madre? ¿Acaso no soy tu ayuda y protección?”


Celebremos, pues, ésta fecha con todo el amor y veneración que se merece.


Tomado de:

El Redentor, edición No 16 Diciembre 2013

23 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page